Un buen Jamón Ibérico de Bellota

Un Buen Jamón Ibérico de bellota

Un buen Jamón Ibérico de Bellota

A la hora de elegir un Buen Jamón Ibérico de Bellota, hay una serie de cuestiones a tener en cuenta.

Antes de desgranar las principales características que debe tener un Buen Jamón Ibérico de Bellota, hay que entender que todas las directrices son subjetivas y que es de suma importancia elegir una marca que siempre vaya a responder si las expectativas del cliente no son satisfechas en su totalidad.

Lo primero que debemos tener en cuenta de Un Buen Jamón Ibérico de Bellota, es la pezuña negra y la finura de la caña, indicativo de raza ibérica, normalmente cuanto más fina es la caña, más porcentaje de raza ibérica tiene el jamón, así un un Ibérco al 100% normalmente tiene la caña más fina que un Ibérico al 50%. La pezuña, siempre que no tenga pigmentaciones, será negra independientemente del porcentaje de raza ibérica del animal, pero se puede observar un desgaste bastante considerable, al provenir de cerdos que se han criado en libertad en la dehesa.

Más allá de la certificación que asegura tanto la brida negra cómo la brida roja, el principal requisito que debe de cumplir un Buen Jamón Ibérico de Bellota es tener una grasa de poca consistencia al tacto, que a Temperatura superior a 18-20 grados se vea con aspecto brillante; esto será indicativo de una alta proporción de ácido oleico en su composición grasa.

La cantidad de grasa de cobertura no debe de ser excesiva, para que no merme el rendimiento de la pieza.

Sin embargo no es el único requisito que define a un Buen Jamón Ibérico de Bellota, estas piezas tan especiales, necesitan hasta 3 años de curación en bodega, por tanto su aspecto exterior debe de tener una apariencia añeja, con mohos y levaduras en su superficie.